Los vinos para tener siempre en la recámara en 2017

Vinos para no fallarNunca se sabe cuándo se va a necesitar una buena botella de vino. Una cita inesperada, unos amigos que vienen de visita, o el padre de tu novia que se presenta por sorpresa. Por ello conviene tener un buen fondo de bodega que sirva para las diferentes eventualidades.

El vino es como la música, cada botella tiene su público y su momento. Una botella de vino blanco o vino rosado puede ser perfecta para un aperitivo con amigos en la terraza un día de calor. Un tinto ligero y suave de Cigales por ejemplo, es perfecto para el mismo aperitivo en cualquier época del año o para sorprender en una cena. Un buen Rioja o RIbera del Duero es el acompañamiento perfecto para una cena con los padres de tu novia, un toque de clase sin complicaciones. Y si necesitamos ir un paso más allá y disfrutar de un vino que se adapte a los más exigentes, un tinto de Toro, del Bierzo o incluso de Castilla La Mancha puede ser nuestro mejor amigo.

Os presentamos los vinos que hay que tener para no fallar nunca:

Terras Gauda 2015, Albariño, DO Rías Baixas: Un blanco fresco, suave y muy frutado. Un vino que gusta a todo el mundo, sin excepción. Uno de los grandes Albariños de la zona de O Rosal. Desde la botella al corcho y por supuesto al vino, Terras Gauda es perfecto para tomarlo bien frio en verano, o en una cena en la que el marisco sea el protagonista.

7 Leguas Rosado de una noche, DO Cigales: Vino rosado hecho para el verano, aunque se puede disfrutar durante todo el año. 7 Leguas se ha ganado la fama de ser uno de los grandes rosados de España gracias a su suavidad y aromas florales.

Pradorey Élite 2010, DO Ribera del Duero: Un tinto clásico de la RIbera del Duero. Considerado uno de los mejores de la zona. Elegante en la botella y en el vino en sí, con una estructura perfecta en boca y aromas a frutas maduras y madera, como manda su envejecimiento durante 20 meses.

La Legua Roble 2014, DO Cigales: Vino tinto ligero y frutal. Hecho para gustar en cualquier ocasión, tanto en el aperitivo como en una cena informal con amigos. Toques florales, paso de boca ligero y un agradable postgusto. Sus 4 meses en barrica le aportan un toque de complejidad exquisito.

Orube Crianza 2012, DO Rioja: Un tinto de la Rioja Alavesa con 12 meses en barrica de roble francés, potentes aromas a frutas rojas maduras, y una elegante estructura. El vino perfecto para quedar bien en una cena clásica. El diseño de la botella acompaña a la enorme calidad del vino que guarda.

Si nuestra bodega cuenta con estos 5 vinos podremos decir que estamos preparados para todo. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *